Sistemas

Simplificando mucho la definición, se trataría de fachadas compuestas por una malla de perfiles extrusionados de aluminio, cerrada con vidrios en las partes traslúcidas o paneles en las opacas. Esta malla estaría fijada mediante anclajes regulables a los forjados del edificio o bien a la estructura del mismo.

Dada la diversidad de sistemas existentes en el mercado, tanto para la malla de aluminio como para el tipo de vidrio, solamente se definen las características comunes de todos ellos.

La malla de perfiles de aluminio está compuesta de perfiles verticales, denominados montantes y perfiles horizontales a los que se llama travesaños.

Dependiendo del tipo de sujeción de los vidrios a la malla, con tapetas o pegados, el muro cortina puede tener varias denominaciones.

Si está compuesto de tapetas verticales y horizontales se denomina muro cortina tradicional “de tapetas”; si solamente tiene tapetas horizontales se llama muro cortina semiestructural y si no lleva ninguna tapeta, si no que el vidrio va pegado a los perfiles de aluminio pasa a denominarse muro cortina estructural.

Existe otro tipo de muro cortina en el que no existe la malla de perfiles de aluminio, donde los vidrios están fijados mecánicamente a unos anclajes especiales sujetos a una estructura metálica y sellados entre si para obtener la estanqueidad de la fachada. Este tipo de muro cortina recibe el nombre de abotonado.

Este tipo de fachadas permite la integración de las ventanas en la propia malla.